Jaime casares queralt

Amo la fotografía, ser psiquiatra y terapeuta. Por deformación profesional pienso más en la estética que en la moral. Pienso que en mi profesión lo importante es buscar las cosas bellas, aun donde no parece haberlas para que los pacientes se sustenten en ellas y poco a poco, ir haciendo los cambios para tener una vida bonita, bella. De igual manera me aproximo a la fotografía, buscando belleza en donde no parece haberla. De ahí mi tendencia a la abstracción y de una nueva mirada a las cosas que parecen ya ser muy vistas.


Trabajo, en ambos casos, con subjetividades, con luces y sombras, volúmenes difusos, texturas sutiles o rudas, intuiciones, colores y tonos, aparentes contrarios, ruidos, gritos, lágrimas, la fuerza del inconsciente, la “realidad”, las pasiones, la trascendencia y lo efímero, el pasado y el futuro, lo posible y lo imposible, la fantasía, la imaginación, lo duro y lo blando, el desparpajo y la seriedad, el sentido del humor, lo ilógico de la lógica, la relatividad de todo y todo procurando comprenderlo, aprehenderlo con amor.

Conste que no dije fotógrafo, ustedes me ayudarán a serlo. Cumplí años y con más de medio Tera de fotos editadas, comencé a explorar si además de a mí, gustaban a los demás. Familia, amigos, pacientes y Flickr me fueron dando la seguridad y el detonante fueron varias sugerencias para imprimirlas y uno de mis queridos pacientes: “te compro tres”.

Abstracto -geométrico- minimalista.

Casi siempre paredes, puertas, ventanas como excusa para ver geometría, equilibrio, colores y de ser posible con pocos elementos que distraigan la sensación. Ese es el punto, que la sensación predomine sobre el objeto captado.

Abstracto.

Aquí sí, sensación pura! Abstracción al máximo, excusas para aflorar nuestro interior.

Belleza en las Cosas Comunes.

Puntos de vista diferentes, iluminación diferente, proximidad diferente, coloración diferente, encuadre diferente, para ver diferente y encontrar con sorpresa, belleza en cosas comunes.

Instantáneas.

Sorpresas que te da la vida manejando por la ciudad, caminando, mirando donde nunca habías puesto atención, casi siempre con el celular para atrapar el instante.

W&B.

Un intento de dialéctica, de contrarios, de contrastes y de que una foto y otra foto sean algo más que dos.


Mi hermano Joaquín, diseñador gráfico de ojo muy entrenado y preceptivo, le entró a la aventura de toda la producción, pruebas, pruebas y más pruebas, par de obsesos, hasta quedar satisfechos y sorprendentemente, con mucho trabajo por entregar. Se armó JJ hermanos.

La idea de principio fue que no quedaran mis fotos en el plano onanista en el iPad, queríamos regalar fotos a toda nuestra gente querida pero imposible financiarlo. “Vendemos una a un poco más del costo de dos y hacemos otra para regalar”. ¡En eso estamos!

Creamos “JJ”, una marca especializada en fotografía, EDICIÓN, DISEÑO e impresión, para la producción de obras fotográficas de alta calidad.